Mollejas de pollo al ajillo: como para chuparse los dedos

Hay cortes de carne que despiertan mucho revuelo en sus comensales: quienes los aman y quienes los odian. En esta ocasión, prepararemos con uno de estos cortes de amores y odios una de las recetas tradicionales en la cocina española: mollejas de pollo al ajillo.

¡Manos al pollo!

Para que los sabores en esta receta de mollejas de pollo al ajillo estén potenciados por productos de gran calidad, te recomendamos usar:

1. Nuestras Mollejas de Pollo

2. Aceite de oliva

3. Vino blanco (algunos prefieren usar el vino tinto) En caso de no tener aceite de oliva, usa mantequilla animal.

Tiempo de preparación total

70 min

Porciones

3 a 4

Dificultad

Media

Tipo de receta

Almuerzo en familia

Ingredientes

  • Una bandeja de nuestras Mollejas de Pollo
  • 8 dientes de ajo grandes (6 o 7 si tienes ajos pequeños o medianos)
  • 20 ml de aceite de oliva o 30 g de mantequilla
  • 150 ml de vino blanco
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra
  • Si quieres que sea un poco más picante, agrega pimienta cayena al gusto

Preparación de Mollejas de pollo al ajillo

Para cocinar las mollejas

  1. Llena una olla con agua, salpimiéntala un poco y ponla a hervir.
  2. Limpia las mollejas de pollo, ya sea porque quieres cortarlas en pedazos o quitar excesos que no desees.
  3. Una vez el agua esté en punto de ebullición, agrega las mollejas hasta que estén suaves y tiernas, esto tardará entre 25 o 35 minutos.
  4. Mientras hierve, retira la espuma para eliminar impurezas.
  5. Conforme las mollejas se cocinan en el agua hirviendo, pela los dientes de ajo y córtalos en trozos y luego aplástalos o muélelos con una pizca de sal y pimienta negra.

Para la preparación de la receta

  1. Cuando haya pasado el tiempo de la cocción de las mollejas en el agua, enjuágalas con agua y escúrrelas.
  2. En una sartén alta o wok, pon a fuego medio el aceite de oliva con la papilla de ajo y las mollejas secas.
  3. Cuando la papilla del ajo y las mollejas estén dorados, incorpora el vino blanco.
  4. Deja hervir el vino, hasta que casi se evapore.
  5. Corrige el sabor: rectifica sal, agrega la pimienta cayena si lo deseas más picante.
  6. Sirve y cómelo con quienes más quieres. 

Acompañamiento

Esta deliciosa receta de mollejas de pollo al ajillo puede ser acompañada fácilmente. Te recomendamos:

    • Arroz con ajonjolí 
    • Puré de papa
    • Arroz con verduras
    • Ensalada verde fresca

Para los contramuslos h4

Aunque las recetas al ajillo sean originarias de España; sin embargo, tras la Guerra Civil española, muchos hombres y mujeres migraron a México y con el pasar de los años, combinaron el sabor de su platillo con lo que ofrecía este nuevo territorio.

Debido a esto, las recetas al ajillo en México cuentan con más aceite y chiles secos. Una receta picante, a fuego lento y que está llena de olores aromáticos y sabores potentes.

Las mollejas, además de ser una proteína fácil de comprar y muy económica (puedes comprarla aquí), aportan muchos nutrientes como:

  • Vitaminas: la vitamina A cuida la piel y el crecimiento celular; además cuenta con niacina, un tipo de vitamina B que ayuda a reducir el colesterol u otras grasas en la sangre. 
  • Minerales: la receta que acabas de preparar fortalece tu sistema inmunológico gracias al zinc y contribuye al sano crecimiento y cuidado, gracias al fósforo.

¡Te esperamos en la próxima receta! Pollos Eldorado del campo a la mesa

Si deseas conocer más recetas con nuestros productos, no dejes de seguirnos en nuestros perfiles de redes sociales, como Facebook e Instagram.

Dejar un comentario